Carta a mi Señor Padre Celestial

Publicado en por vida




24 DE SEPTIEMBRE DEL 2006

 

 

Hoy como en otros días, tengo ganas de escribir, me detengo un momento…para reflexionar, acerca de mi nombre: Mara, M a r a,, que designio, ¡Dios mío!,  y me pregunto:- ¿Por que?, ¿Qué pensaron  mis padres al imponerme ese nombre? . No, no es un reclamo, pues siempre creí que al no poder minimizarse, era un nombre que inspiraba fuerza y carácter, y siempre trate de hacerle honor. Sin embargo; de adolescente me di a la tarea de investigar su significado y descubro “amargura”¿En donde? , no recuerdo, pero seguramente en la Biblia se encuentra como “amargura “. Sí, así es… y hoy precisamente en estos tiempos, me encuentro alabando a Dios, y es… una alabanza asì, amarga. ¡Dios mio!, Padre celestial, tu tienes planes maravillosos para todos los seres humanos, y ¿Para mì?, Dame fuerzas señor TODO PODEROSO , Tu conoces mi vida, mi obra, mis pensamientos y sentimientos, ayùdame Dios. A sacar fuerzas, o dame de las tuyas porque a veces siento que no puedo màs, no quiero màs valles de tristeza en mi vida, en mi casa, en el rostro de mi esposo, lo amo, y no quiero verlo sufrir, yo jamàs pedì, nacer, y mis hijos tampoco, ayùdame a darles un poco de alegrìa y esperanza, de ver pronto un futuro mejor, de ver brillar el sol, con intensidad, como un día floreado de primavera, como un fresco amanecer de verano, después de la lluvia. Hoy recuerdo mi vida, mi infancia, mi niñez: En ese tiempo a pesar de lo duro de la vida, había amor revoloteando como mariposas mi casa, mi madre con su rostro diáfano, trabajando duramente, ganándose el pan de un día, para  mis hermanos mas pequeños y para mì, mientras mi padre pasaba “al otro lado” de “mojado” o “bracero”, así trascurría mi niñez, entre “Cebollitas”, “Encantados” y  “Señor de los listones”, esperando con alegría el día en que vería nuevamente a papá, al cual, cuando regresó, le pedí por primera vez me comprara un par de zapatillas como unas de tacón zueco que había visto en un basurero mientras jugaba, y el sorprendido, miró de rabillo a mi mamà y sonrieron, y el asentó con la cabeza que sí,  y para mi graduación de sexto grado pude estrenarlas ¡Que alegría!. Sin embargo; no siempre fue así, al poco tiempo, nos mudamos a un pueblito al norte del estado de Durango. “Santa María del Oro”, donde pase parte de mi adolescencia. Allí, mis padres se enfrentarían  la mayor de las amarguras, la perdida de un hijo varón el primero de los dos que procrearon a parte de mis tres hermanas,¡ que sufrimiento!, mismo que duró dos años, mientras el  cáncer avanzaba y avanzaba, a pesar de todos los esfuerzos posibles de la ciencia y de mis padres por salvarlo, pero fue inútil, hasta que Tu Dios mío, lo llamaste a tu gloria, este golpe, hizo a mi madre muy dura de corazón , a veces por más que me esfuerzo por entenderla y comprenderla, no puedo, la amo y la respeto, pero  quisiera comprenderla, mi padre no pudo superarlo y el licor, lo volvió alcohólico,  ya tomaba, el decía que era muy hombre, pero en realidad le dolía  ya desde antes su primogénito, mi medio hermano, al cual siempre lo nombró con cariño “El niño perdido”. Pues el  lo habìa procreado con su primera esposa, a la cual amó, pero la cual le dio una muy amarga experiencia, por lo que se tuvieron que separar, y Hasi perdió a su primer hijo, Ariel, (literalmente, porque el vive actualmente con su esposa y sus 3 hijos ) después  a Quico, Manuel Federico, de una manera cruel, como sólo la vida sabe hacerlo. Esta partida nos deja a toda la familia marcada, mi padre era mujeriego, parrandero, y borracho, mi madre era una mujer muy sumisa y abnegada, pero fuerte al enfrentar la vida, al lado de mi padre al cual aguantó  todos sus “desmanes”, mi padre era muy posesivo con ella, y decía  que estaba orgulloso de su familia, pues a pesar de su alcoholismo, se preocupó, por darnos estudio a sus hijos, incluso al primero, dos nos dedicamos a la docencia , Ariel y yo, Norma la que se me sigue, no quiso estudiar, ella dice que su adolescencia fue muy difícil, por todas las circunstancias, pero es auxiliar de intendencia, puesto que se ganó con persistencia y con el sudor de su frente ese trabajo. Israel, es Ingeniero y vive con su esposa y sus dos hijos, lleno de esperanza, heredó el gusto por la copa, de mi papá, lo cual  creo que eso, no le ha permitido ser del todo feliz,  Yara, es Licenciada en derecho, hoy vive feliz y Dios así lo quiera que siga al lado de su esposo  y su hijo Noelito, Benditos sean, Emilia la más chica de mis hermanas estudió Licenciatura en trabajo Social, actualmente es intendente, ocupando la plaza que mi padre le dejó al partir, ella se sigue preparando. Esa adicción trajo sus consecuencias, pues mis hermanas y yo, hemos tratado de superar algunos traumas, por situaciones vividas, mi padre se enfermó de diabetes mellitus, lo cual le trajo complicaciones, ya desde antes lo habían operado de ambas piernas, esto lo obligó a dejar la tomada, pero el por su carácter fuerte siguió manteniendo el control y la dirección de la familia, lo que a pesar de tantas situaciones negativas vividas, le tenemos que agradecer, pues, hoy, a pesar de nuestras diferencias entre hermanas, cuando es necesario o nos sentimos débiles, nos procuramos unas a otras para darnos consuelo, a veces manteniendo nuestras reservas y autonomía. Mi papá después de haber dejado el alcohol, siguió siendo un hombre fuerte, sufrió por su enfermedad de los pies, de la diabetes, pero manteniendo su orgullo propio de no querer llegar a un final, donde tuviera que depender de nosotras, sus hijas o de mi madre, se fue dignamente como el quería, cuando llegó el momento de rendir cuentas a Ti Padre Santo, Jamás me imagine que pasaría por tan cruel experiencia, ¡Que dolor! Era el pilar de nuestra familia y se fue  un día que no esperaba, ¿Qué pensaba? ¡QUE ACASO LOS PADRES SON ETERNOS?. ¡Dios mío ¡ ¡Qué dolor y que pena tan profunda… aún no puedo sanar. Recuerdo el junio del 2006, mi hijo Antonio decidió hacer su vida propia, como me dolió, no acababa de superarlo, cuando en octubre hace  aproximadamente un año mi papá partió dejandonos un dolor profundo,y en cuanto a mi hijo,  mi madre me dijo que si lo lloraba , el no iba a poder ser felìz, por lo que oré a Tì Señor y le dì la mejor de mis bendiciones, ahora hay un retoño, Sofì mi nietecita , la cuàl nos trae alegría de vez en cuando a la casa, una alegría adicional, además de ver crecer a Miguelito,  y a Alberto, lleno de ilusiones como todo adolescente al despertar a la vida. Y es inevitable hablar y platicar  que mi compañero , mi querido esposo, el cual hè amado tal vez de una manera egoísta pero auténtica, y con el cual he  compartido 22 años de mi vida.,y con el que por falta de comprensión, también de ambas partes, no supimos aprovechar el tiempo, y hoy lo lamento, aunque no es tarde para demostrar el amor tan grande que siento por èl, quisiera que él también a pesar de las circunstancias, su fè fuera màs grande que su enfermedad y disfrutara cada momento de nuestras vidas, es por ello Dios mío, que elevo a tì mis oraciones, deseo que mi esposo no padezca esa enfermedad , sin embargo; ayúdanos como a Job. a Soportar tus designios, con fè, esperanza, pero sobre todo con amor, con ilusión de un futuro mejor. Señor . Padre Celestial, pido por los seres que amo, por mi familia, por la Salud física y espiritual de  mi esposo , el bienestar de mi hijo y su familia, por que logre todas sus metas, por la salud de Sofì, y de Miguel y de Alberto, por sus ilusiones Señor, tenlos en el hueco de tu mano, no los dejes, pido por Norma, porque tenga motivos de vivir y atender a sus hijos, por la sanación física y espiritual de Emilia, por la felicidad de Yara y su familia.  Por Pedro y su familia, que supere todos los obstàculos y sea feliz. Por mi madre Señor que no desvíe su camino a ti, y por mi padre le perdones sus pecados y le des la oportunidad de estar en el cielo a tu lado. Te lo pido en nombre de tu hijo Jesucristo. Amen. En nombre del espíritu santo Dios mío. Mara, amarga alabanza, te pide SEÑOR que si es posible la felicidad aquí en la tierra , me muestres tu gloria señor, de alguna manera, te lo pide una de tus hijas, una de tus ciervas, Señor , cansada de esta vida, desconsolada, muéstrame tu gloria señor, dame de tus fuerzas y tus bendiciones para continuar adelante, pudiendo dar felicidad a los que amo, señor, porque sé que tu también los amas, muéstranos Tu Gloria PODEROSO SEÑOR, ,en nombre de tu hijo Jesucristo. Amen.


Etiquetado en carta

Comentar este post

Romulo | gran hermano 11/04/2011 13:55


Muy tierno el trozo que habla del transcurso de la niñez


Lisette Carrillo 03/21/2009 17:49

Muuuuuuuuy lindi tu blog
me encanto.
ojala sigas publicando mas cosita.

chaoooo

vida 04/12/2009 01:55


Hola Lisette,hay nuevos artìculos publicados, gracias por animarme a seguir adelante, espero te gusten. Con afecto Vida.