ELA

Publicado en por vida

Esclerosis Lateral Amiotròfica (ELA)

 

 

ELA

De pronto emerges de la nada 
 misteriosa penetras como la humedad
los muros de mi hogar.
Te aposentas còmodamente,
 te desvistes y te posesionas
 de mi ser, y de mi mente.
 ante mis incrèdulos hojos  lentamente
desplegas tus alas de negrura,
para regar pètalos de abrojos 
y poco a poco levantas las sàbanas
que un dìa fueron blancas
para cubrir con ellas mi locura.

Cubres con sàbanas negras
lo que un dìa fue hermosura
y dolor es hoy,  vertido en amargura,
eres  en el alma, cardo punzante
angustia que no sabes porquè,
Ansiedad de sentirte y palparte
intangible, amorfa ; ¡Y no tienes derecho!
pues llegaste a mi vida sin llamarte
Impotencia al descubrirte comodona 
¡Imposible hacer nada para hecharte..!

Sigues,ahi.....
Extiendes tus brazos como enrredadera,
me abrazas, me asfixias, me extrangulas,
me haces gritar ayes de impotencia.
Tambièn a mì me quieres atrapar
Me torturas, me limitas,  me enfermas,
con tus lienzos de negrura me quieres abrigar.
¡No!, no te acerques ¡ Vete¡ ¡Vete yà!
Ha mucho dolor me cusas.......
Ha mucho dolor me has hecho.....
que he llegado a pensar que no soy normal.

¡Eres peor que las plagas de egipto,!
¡Eres peor que la muerte misma,!
¡Eres la vida y la muerte fundidas
en un fètido crisol de inmundicia.!
¿Porque llegaste destruyendo todo?
incubas en las cèlulas del ser humano
lo asesinas lentamente, lo torturas de tal modo 
que es imposible, que los aportes
de la ciencia, sean  infèrtiles y en vano.

Ela aquì,
No te deseo, ni  a nadie, tu presencia,
te burlas del dolor y de la vida,
no hay nada, ni nadie que te frene
en esa carrera contra el tiempo desmedida.
Ela,Te has apropiado de mi hogar,
cada rincòn lo has hecho tuyo
y me tienes prisionera,
vigilante hasta el postrer detalle,
soy tu esclava, èl, tu tìtere,
y ellos los arlequines que
entretienen  a la vida
mientras finjimos ser felices.

Ela... el tìtere se deteriora,
los hilos de su vida, ya los mueves poco,
como sombra vaga por la casa.
y tu esclava...
va y viene, sale a la vida,
y la enfrenta , y le sostiene la mirada,
y sigue adelante, continua su camino
 como si nada pasara...

Y regresa a alimentarte
y a darte de beber agua de vida,
la cual consumes como el màs vil
de los mendigos, extraviado en el desierto,
y te alimentas como si el trozo de pan
que masticas lento
fuera la ùltima migaja aquì en la tierra.
 te atragantas, no respiras,
me  intimidas y me angustias,
y me haces desear la muerte
aunque sè que eres tù, Ela.
Ela, eres tù la muerte misma.

Los arlequines juegan, se divierten,
te presienten,  pero no te ven.
Ela, eres invicible,¡No me toques!,
¡No los toques¡, ¡Dèjalos vivir!,
Deja a los arlequines,
Dèjalos que vivan
Que vivan en su mundo
lleno de fantasìas, de magia,
de sueños e  ilusiones,
Deja que vivan, que se diviertan,
que no sean conscientes de su cautiverio.
De pronto, pareciera como si extrajeras
de sus venas neuma
como la que absorbes de tu tìtere
y me vuelvo a angustiar,
no lo acepto,  me vuelvo a levantar

Saco fuerzas de flaqueza
y te vuelvo a alimentar,
te vuelvo a consentir,
porque sè que solo asì,
dejaràs a los arlequines vivir,
y me vuelvo a erguir
fingiendo por el mundo ser fèliz.
Sigues... sigues burlàndote
de mi dolor, de mi impotencia,
avanzas lentamente como reyna,
Los arlequines y yo te sostenemos
y tù, con ese rictus en el rostro
que reflejan los siete pecados capitales:

Lujuria. Putrefacta y hedionda
que llevas en las entrañas,
sin poder a placer desfogar .

Gula, Hambre voràz de alimentos
que no puedes disfrutar a voluntad 
del cuerno de la abundancia de la vida.

Avaricia, De la mìsera moneda que cuidas con afàn,
 que no te hace ni mas pobre ni màs rico
y no compartes con el pordiosero para "no desperdiciar".

Pereza. Porque te alojas en mi sala, 
de lo que una vez fue mi palacio
transformado ahora en caldera de tormento humano.

Ira, Porque tu esclava no te satisface,
no adivina lo que quieres y deseas,
y los arlequines se han enfadado de brincotear al rededor,
sin dibujar en tu expresiòn una sonrisa.

Envidia. De la felicidad que ves pasar por la ventana
y que por los cristales, escurridiza
como agua de lluvia se te escapa entre los dedos.

Soberbia. Porque el mal te tumba y esta, te levanta
y a pesar de todo, y de todos,
es lo que te hace vivir, sin importarte el sufrimiento.

Ela, Ela aquì...
Un milagro puede salvarme de tì,
aunque mi fè en Dios se ha extinguido
no puedo menos que esperar,
en el compàs de espera.
del infierno de tormento eterno.
Como el ave fènix he resurgido.
para enfrentar este ignoto destino.

Ela,
No nos tortures, no toques a los arlequines,
ya deja al tìtere en paz, con nuestras vidas
ya no juegues màs, haz, lo que debas hacer
respeto de la vida,lo que puedas disponer,
Pero a los arlequines ... ¡Dèjalos vivir!.
(Vida)

 

 

Etiquetado en Poesìa

Comentar este post

Marianna | webcam porno 11/04/2011 14:41


Esta repetido?