Rosa de los vientos.

Publicado en por vida


 



Hoy solo quiero estar aquì,
esperando la estrella aparecer,
lucero de la noche,  
guìa de cada amanecer.
Rosa de los vientos,
brùjula que orienta la vida 
e indica  direcciones ,
etapas de ensueño .
Rosa de los vientos 
pètalos de  flor,
que quedaron regados
en esas veredas sinuosas
de altibajos que enfilan
a los recuerdos de antaño,
y hoy retornan a mì mente
entre lìneas y melodìas de ruiseñor
La nostalgìa me invade,
no sè lo que debo hacer.
sòlo esperar un nuevo dìa, 
 abrazar el nuevo amanecer.
Alla al sur ,quisiera avistar
senderos verdes, de una acequìa
con olor a tierra barrosa
cuyo cauce emana
de un gran ojo de agua,
manantiales de aguas
cristalinas y peces de ensueño,
donde a chapotear solìa ir 
con mis primas. 
y pecesillos àvidos de amigos
bailaban en rededor,regalandonos
burbujas de ilusiòn.
Quisiera ver nopales 
y su flor en botòn 
hallà por el barbecho trasero,
con olor a llerva fresca
y rocìo mañanero,
saborear las tunas frescas,
fruto que alegre y gustosa
la tìa Graciela siempre risueña
cortaba para nosotras.
Y por el mes de San Juan,
flores silvestres  recolectar ,
para mi pelo adornar
y visitar un cerro pelòn,
cada viernes de crusificciòn.
en grande y devoto peregrinar.
Bardas de adobe brincar,
pillar agua miel delicioso manjar
del magueyal, que con mis amigos
de infancia en nuestra blanca
inocencia, por nuestra amistad,
simulabamos brindar.
Al norte, mis ilusiones
de adolescente forjè,
¡Hay Santa Marìa!,
¡Que triste pena la mìa!,
que dìficil recordar,
pues no me podìa ubicar, 
penurias y sinsabores
que por dìficiles fueron,
con ayuda de mis padres
las pude yo, quebrantar.
Es bonito recordar,
tus fiestas de gran postìn
y en refinada compañìa, 
su servidora  y la querida tìa Lina,
nos dàbamos buen festìn,
ella me enseñò a comportarme
como dama de alta alcurnia,
a manejar los cubiertos
que por regla simpre exige 
la sociedad de abolengo. 
Santa Marìa y su fiesta regional 
donde el folcklor tan floreado
embriagaba  las pasiones
y entre estudios  y  a hurtadillas,
dando vueltas por la plaza,
el  primer afecto encontrè.
 luego, otro, otro y otro,
de mano sudada jugaba,  
hasta que el indicado me hallè.
A ese, a ese.. ya no lo soltè,
y andando en inocente noviasgo,
mi cariño le entreguè
y con èl me desposè,  
y en  las riveras del Rìo Nazas
en verano caluroso,
las mil y una noche
entre sus brazos pasè, 
con aguas frescas del rìo,
mis senderos refresquè,
de ese Rodeo inolvidable
los recuerdos son tangibles
pues los tengo tan claritos,
como el canto de las ranas,
lucesitas de lucièrnagas  
y los niños de mis ojitos.
Al noreste de la rosa,
 la luna ya no fue queso,
y ni la vida un bombòn.
y aunque  tuve lo necesario,
para sentirme muy grande
y de mis logros orgullosa,
 La vida que es muy caraja
Si algùn dìa fuì feliz,
con creces me lo cobrò.
Al grado de redimir
y mi conciencia revalorar, 
al grado de perdonar
y conocer la humildad.
Aquì, ...
Comienza otra historia,;
y aunque en principio muy bièn,
llega una etapa en la  vida
en que te dà un buen revès.
¡Hay estrella de los vientos! ,
ya no me hagas recordar,
estoy viviendo una etapa, 
y ya no quiero en  el libro
de mis recuerdos registrar;
quiero seguir mi camino,
cabalgando en nuevos senderos,
sentir el suave roce en mi piel
de la rosa de los vientos,
y el càlido calor
que en rayos galopando
hacìa mì bajan del cielo.
Acariciando mi cara
y jugueteando en mi pelo.
aspirar el perfume
de un  amanecer sereno,
atizbar la nueva luz, 
nuevos brìos reforzar,
ver mis retoños crecer
y como valiente amazona,
a esta vida enfrentar.
Perdòn, Amado Nervo 
mi amigo , pues no estoy
de acuerdo contigo,  
porque a mì esta vida ladina,
a mi me sale debiendo
 y con ella no estoy en paz.
jamàs visualicè este dìa
y nunca pensè en moldear
este "futuro-presente",
que hoy, por hoy de ser tan duro,
me refugio en un cuarto oscuro,
 evocando bellos  tiempos
de una inocente infancia,  
y alborozada juventud radiante
de fallidas esperanzas.
Revisando los apuntes
de mi libro del destino 
buscado donde quedò el error
que me extraviò en el camino,
si se puede remediar  
que me ayude a enfrentar  
esta pedregosa
e inconcebible realidad.
Hoy sòlo quiero esperar,
ver mi estrella aparecer, 
abrir mis alas al cielo 
robarla del firmamento,
lugo incrustarla en mi pecho
y como àguila real en vuelo
 llegar hasta la cima de la montaña
y reconquistar mis anhelos.

¡
VIDA.






.

Etiquetado en Poesìa

Comentar este post

Billy Idol | vibrador 11/04/2011 15:07


Quien pudiera encontrar su rosa de los vientos?
Gracias por tu magnifico blog