El carnaval.

Publicado en por VIDA






EL CARNAVAL
Lluvia de verano que mojas las almas huecas, espacios vacíos que no se llenan de alegrías nuevas. Noches de carnaval son días blancos sin sol, y los días son los más eternos caminando de prisa entre penumbras brillantes que ciegan la cordura, van diariamente al encuentro de un futuro incierto, bailando agitadamente con los brazos abiertos, esperando… esperando una nueva sorpresa de carnaval.
No hay nada…. No hay nadie en casa….
Todos se han marchado, se les hacia tarde para ir a la fiesta de disfraces, ella se ha disfrazado de bondades que reparte a manos llenas como confeti, por las calles y casas, pero bondades que no hay para con los suyos, él se ha cubierto el rostro de ave fènix, y ha volado muy lejos, no sabe nada de lo que sucede por acá; ella, se ha puesto la máscara del amor, y con esa ilusión se olvida de todo lo demás, su máscara es de bellos colores y su vestuario es muy superficial, pero no alcanzo a distinguir un poco la luz que debería reflejar. La otra se vistió de fantasma con alas blancas, entra y sale sin apenas percibirlo, y así camina por las calles, como una llorona que no llora, ha perdido desde hace mucho a sus hijos, su primer hijo que perdió, fue hace muchos años, lo dejó abandonado a merced de las hienas, parece un cervatillo asustado entre la gente, el segundo, es una piltrafa humana sin gracia sufre, sufre en silencio igual que ella, que lo ha arrastrado como si fuera una carga molesta cualquiera, pero ella… carne correosa, se alcanza a ver como se seca por dentro.
Otra más, se viste de colores, sarcasmo e indiferencia, oculta su dolor y desasosiego, finge ser una Diosa, se viste de laureles de pies a cabeza, pero yo sólo sé que oculta sus emociones para no ser descubierta….
Ellos, caballeros, ellas damas , reyes, reinas y princesas, se ríen, y se alejan, entre mas lejos mejor, no quieren ni pensar que su castillo se les llegue a derrumbar, cada quien va por el carnaval bailando y sonriendo, se vanaglorian de sus muchos o pocos logros, y yo aquí, como un dragón enjaulado veo pasar el carnaval; lo mejor del carnaval a través de la ventana a veces quisiera participar en él, pero tengo una cadena muy pesada que no me permite salir al frente, como todos los dragones de carnaval.
Ah,… me olvidaba, van dos más, un bufón gruñón y un arlequín, vestido de blanco y negro….
Y…un payaso vestido de etiqueta se ha perdido en la multitud, ¡Pobre! Llevaba un pomo de tequila ¿Qué sería de él?.... Corre, corre el vino a raudales, como ríos por el carnaval, la lujuria la gula, los siete pecados capitales tienen vida propia… disfrazados con los vestuarios mas inimaginables y espectaculares.
Me pierdo en mí yo interno…

Ahora ya no se quién soy… ¿La dama o el dragón? Tal vez soy las dos cosas, soy la dama con sangre de dragón que no se resiste a vivir entre cuatro paredes y que quiere ir al frente del carnaval...
Y la lluvia no cesa, inunda mi alma…
¡Algún día seré la Reina del carnaval!…
Ho no, ¿Pero qué digo?... ¡Yo soy la reina del carnaval!...
¡Allá voy!… Los he engañado a todos, me piensan fuerte, y triunfadora, aquella que no se doblega ante circunstancias adversas, la que no se rinde, la fuerte, pero no saben, ni siquiera imaginan lo que cuesta ser La Reina del carnaval…
La lluvia chipi, chipi, cae como suspiritos…
Y así, hay muchos, miles disfrazados participan del carnaval y otros muchos, miles , millones que sólo se conforman con verlo pasar.
Ya cesó la lluvia a seguir participando en el carnaval.
Una pregunta…
¿Tú participas en él, o solo te conformas con mirarlo a través de tu ventana?
¿De que manera participas? ¿Cual es el objetivo?.

VIDA

Etiquetado en minirelato

Comentar este post