Ella

Publicado en por VIDA





¡Qué belleza!
Desde aquí puedo admirarla,
ella me ofrece el tesoro.
Abre sus brazos,
¡Voy a su encuentro!,
Se desnuda suavemente
ante mis ojos...
Deja caer su manto
de verdes matices
bordados de girasoles.
Cabellera rubia
enmarca sus collados.
Cubriéndome seductoramente
de velos satinados
ofréceme
aromas de frescura.
Salpicándome de brisa diamantina
me embriago en sus manantiales,
me dejo fascinar por su diáfano
y sinuoso fluído cristalino.
Luego juega con mi piel
cambiando sus caricias
por otras nuevas...
más cálidas y puras,
que penetran por mis poros.
Agujas indoloras
llegan al corazón
colmado de paz y amor
y yo...
suspirando...
Me deleito en sosiego.
recalco en la intimidad
¡Que bella es!...
¡La Naturaleza!.

VIDA.

Etiquetado en Poesìa

Comentar este post